¿Quien es Teófilo, a quien le escribe Lucas en su evangelio? (OV)


Lucas escribió este relato al “excelentísimo Teófilo”. “Teófilo” significa “amante de Dios” y es un nombre bastante común.

“Excelentísimo” indica que Teófilo es un hombre con un rango oficial en el mundo Romano.  Algunos especulan que era el abogado defensor de Pablo, y que Lucas le estaba ayudando a preparar su defensa para el proceso de Pablo como insurreccionista. O él podría haber sido un convertido cristiano rico que patrocinaba a Lucas, subsidiando la investigación, escribiendo y copiando su obra. Era común que el autor de una obra literaria dedicase la misma a su patrocinador

About these ads

5 comentarios en “¿Quien es Teófilo, a quien le escribe Lucas en su evangelio? (OV)

  1. Buenos días apreciados amigos, quería preguntaros si el cristianismo deriva su teología y parte de la praxis del neoplatonismo?

  2. Mr. 7: 5-8 “Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con las manos inmundas? Respondiendo Jesús, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres”.

    Col. 2: 8 “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”.

    Realmente muchas veces pienso que un tema como éste no es necesario tratarlo en una predicación, debido a la simpleza y claridad con que lo expone la Palabra de Dios. Considero que todo comentario humano solamente va ser una redundancia de lo que el Señor, con su autoridad y sabiduría divina ha declarado en la Biblia.

    Bastaría con tomar una concordancia y ubicar los pasajes donde aparece la palabra “tradición”, y después de leerlos, nadie podría tener una doble interpretación de ellos. Pero más bien en consideración a aquellos que no tengan acceso a una concordancia, haré una breve reseña sobre este tema.

    El Señor calificó a la tradición, con toda justicia y en forma muy apropiada, como a mandamientos de hombres y de origen humano, la llamó: La tradición de los hombres. Y en contraste a esto, define a la Biblia como: La Palabra de Dios.

    Cuando uno quiere agradar a Dios y saber algo sobre alguna materia, en forma natural se inclinará por la Palabra de Dios, y no por la palabra de los hombres, especialmente cuando estos dichos humanos están en conflicto con lo que el Señor ha revelado en la Biblia.

    Lo único infalible es la Palabra de Dios. Pero los hombres en su soberbia y obstinación por contradecir a Dios, tuvieron que revestir de ese atributo divino a un hombre para poder añadir los mandamientos de hombres y elevarlos al mismo nivel de la autoridad de Dios, para todos los seguidores de ese credo religioso. Aún los dichos populares del hombre sostienen: “Errar es humano”. Por lo tanto, alguien que no pueda errar y sea infalible, sería dios.

    No existe otro dogma que haya insultado más la inteligencia de los católicos y la dignidad de Dios, que esta declaración que el papa es INFALIBLE. Esto sucedió en el concilio Vaticano efectuado en el año 1870, después de varios siglos de infructuosos y ardientes siglos de persecución de la “Santa” Inquisición, para destruir la Biblia y quemar a millones de fieles cristianos en hogueras públicas.

    Fue el papa Pio IX en el año 1870 que forzó a todos los católicos del mundo a reconocerlo como “Infalible” so pena de caer en maldición por la iglesia. Esa declaración, que obviamente está vigente hasta nuestros días dice: “Pero si alguno (que Dios no lo permita) presume contradecir ésta nuestra definición, sea maldito”.

    Los romanistas sabían que no podían competir con la Biblia que es la Palabra de Dios, así que tuvieron que revestir a un hombre de atributos divinos para pretender elevar “la tradición y mandamientos de hombres” a un mismo nivel de la infalible Palabra de Dios, y todo lo que al Señor “se le olvidó” mencionar, lo declara esa autoridad infalible y ya está solucionado.

    Si el papa es infalible, significa además que la “Santa Inquisición”, las Cruzadas, el fetichismo, la idolatría, la superstición, la comunicación con los muertos y todo eso que fomenta Roma no puede ser un error (porque el papa no puede equivocarse), aunque la Palabra de Dios condena abiertamente todo eso.

    El Señor califica de “hipócritas” a aquellos que desean aferrarse a la tradición de los hombres, para justificar sus creencias y prácticas que no aparecen en la Biblia. Porque ciertamente, la tradición, por no ser de inspiración divina está sujeta a errores, invenciones y manipulaciones según la conveniencia de cada cual.

    En Col.2: 8 leímos: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”. Dios nos está advirtiendo del peligro que implica prestar oídos a la tradición de los hombres y no ocuparnos únicamente de la infalible Palabra de Dios. Porque podemos ser arrastrados al engaño por medio de la astucia de los hombres que emplean la filosofía y huecas sutilezas; todo lo cual tiene su origen en el corazón del hombre y no en Dios, porque es “de los hombres”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s