T06.3.2

(T6.3.2). ¿Para qué lectores se compuso el Evangelio de Marcos?

El sentir medio de los estudiosos afirma que es muy difícil deducir de las afirmaciones de Papías, a mitad del siglo II, (recogidas por Eusebio de Cesarea en su Historia eclesiástica II 15,2 [hay versión española en la B. A. C.]) que el Evangelio de Marcos se compusiera en Roma, pero que ciertamente Clemente de Alejandría (hacia el 180-200) lo afirma con toda claridad (también recogido por Eusebio en su Historia Eclesiástica VI 14,6). Por tanto, y en principio, muchos investigadores opinan que el Evangelio de Marcos se compuso probablemente en Roma.

T06.3.2Como apoyo de esta tradición se aducen numerosos latinismos del Evangelio. Por ejemplo:

· Aparecen, transcritos sin más al griego, los siguientes vocablos latinos: “modio” (4,21); “legión” (5,9.15), “verdugo/speculator” (6,27) “sextarius” o copa (7,4; “censo” (12,14) “flagelar/dar con el látigo” (15,15); “centurión” (15,39)…;

· Algunas aclaraciones que sólo se explican si los lectores –que saben griego naturalmente- están en un ambiente de lengua latina, como

-“Dos moneditas, o sea, una cuarta parte del as” (12,42);

– “Los soldados lo llevaron (a Jesús) dentro del palacio, es decir, al pretorio y llaman a toda la cohorte” (15,16)

· Aparecen en el Evangelio calcos semánticos como latín

– “satisfacere” vertido al griego literalmente (15,15) o

– “verberibus eum acceperunt”, igualmente traducido al pie de la letra al griego, en 14,65: “los criados lo (a Jesús) recibieron a golpes”.

Ahora bien, quizá estos latinismos no sean una prueba concluyente: normalmente también hay muchos investigadores que opinan que tales expresiones y vocablos latinos no apuntan sólo a Roma, sino a cualquier ciudad del Imperio en donde hubiera un asentamiento militar romano (en casi todas), pues se trata de términos técnicos relacionados con el ejército, presente en todas partes.

También se aduce que tales latinismos se encuentran (no tan numerosos, ciertamente) en el Evangelio/Hechos de Lucas, y en Ignacio de Antioquía (Carta a Policarpo, 6,2), escritos que ciertamente no fueron compuestos en Roma, pero sí para poblaciones griegas bajo el poder militar de los romanos.

Otros investigadores opinan que es decisivo a favor de Roma el caso de Mc 10,12, donde el Jesús de Marcos (un Jesús evidentemente transformado por o que dice a continuación) declara que la mujer tiene derecho al divorcio…, afirmación imposible en una ambiente israelita del siglo I. Afirman los estudiosos: Marcos hace hablar a Jesús como si en el suelo israelita rigiera también el derecho romano a este respecto, lo que no es verdad; es una acomodación de Marcos. Por tanto el autor del Evangelio tiene en cuenta que se dirige a lectores paganos que saben de las condiciones del divorcio en un ambiente helenístico-romano.

Opino que este argumento no prueba que se escribiera en Roma precisamente, sino para lectores que tienen en mente el derecho romano.

Otro argumento en pro de Roma esgrimido por algunos tiene igualmente poco valor, o ninguno: el evangelio de Marcos nunca hubiera tenido la aceptación que tuvo en autores como Mateo y Lucas (que lo utilizaron como fuente) si no tuviera detrás como apoyo el haberse compuesto dentro de una comunidad importante… y qué mejor que Roma…

Opino que este argumento no apunta tampoco necesariamente a Roma, sino a cualquier ciudad importante del Imperio oriental en la que se habla griego.

Por: Antonio Piñero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s