009

9. [Mt. 1:1-17][Lc 3:23-28]. Genealogía de Jesús

“Genealogía” (en griego genealogía) es una palabra compuesta por genea (genea) generación, y logos (logoV) tratado. Y se refiere a una serie de progenitores y ascendientes (antepasados) de una persona. El significado sería “historia u orígenes de Jesús”. Algunos dicen que en lugar de “genealogía de Jesucristo”, podría traducirse: “Libro de las generaciones o las familias” o simplemente “Lista de antepasados de Jesús”.

009Tanto Mateo como Lucas utilizan el sistema de presentar al lector listas genealógicas para explicar cuales son los antepasados de Jesús. Sabemos por testimonios de la época que ciertas familias sacerdotales de Israel guardaban celosamente la listas de sus antepasados, según un modelo que puede verse en la Biblia hebrea: en el Libro de Crónicas, por ejemplo, se ofrecen genealogías de los reyes de Israel. Asi que presentar una genealogía era algo común para probar los antecedentes familiares de personas ilustres.

Captura de pantalla 2015-11-15 10.03.58

Mateo comienza con la genealogía porque su escrito fue dirigido a los judíos de su tiempo, los cuales daban una importancia extrema a este tema. Basta recordar lo que ocurrió en tiempos de Esdras cuando unos sacerdotes fueron excluidos por cuestiones genealógicas. “Y de los hijos de los sacerdotes, los hijos de Habaía…Estos buscaron su registro de genealogías, y no fue hallado; y fueron excluidos del sacerdocio” (Esdras 2:62). Para los judíos de ese tiempo, si no tenía una genealogía, ni siquiera sería escuchado. La genealogía era como una carta de presentación o un pasaporte para ser aceptado por la comunidad hebrea. Por eso, desde niños debían aprender de memoria toda la lista de sus antepasados. San Jerónimo dice acerca de los judíos de su tiempo (aprox. el año 400 DC) “Desde Adán hasta Zorobabel recitan de memoria todas las generaciones con tal velocidad, que parecen pronunciar su propio nombre”.

Como puede observarse en la genealogía de Mateo, esta lista procede desde Abraham hasta Jesús en sentido descendente. Por el contrario el evangelista Lucas presenta una genealogía en sentido ascendente, desde Jesús hasta Dios.

Estas dos genealogías son muy diferentes entre si, por lo que el lector se le suscitan enseguida dudas sobre su valor desde el punto de vista histórico. Las divergencias son las siguientes:

  • De Abraham hasta David ambas listas coinciden. Pero Lucas introduce aquí dos personajes; Arni y Admin, absolutamente desconocidos en la Biblia.
  • Desde David hasta la época del destierro en Babilonia: Mateo menciona quince nombres y Lucas veintiuno. Pero ¡aparte de David, no coinciden en ninguno!.
  • Desde el exilio hasta el momento del nacimiento de Jesús. Mateo incluye 14 nombres y Lucas trae veintidós. En este bloque solo hay coincidencias en nombrar a dos personajes, Sealtiel, y Zorobabel. Pero los padres o los hijos de los dos personajes son distintos en las dos genealogías. Además, ni una ni otra lista (Mateo-Lucas) coincide con las genealogías del Antiguo Testamento para los personajes que se nombran. Una dificultad curiosa es que el nombre del abuelo de Jesús varia en las dos genealogías: Según Mateo (v.16), el abuelo fue Jacob, pero según Lucas (3:23), el ancestro se llamaba Helí. Es claro que se trata de dos tradiciones distintas y no armonizables.

La Genealogía de Mateo

La genealogía de Mateo esta compuesta por tres grupos de catorce nombres, según sostiene el evangelista mismo en el v.17, al final. Pero si contamos bien, en el primer bloque aparecen catorce nombres, pero solo trece generaciones. Igualmente, en la tercera sección aparecen solo otras trece generaciones. Es esta una dificultad aritmética que parece irresoluble. Da la impresión como a Mateo en esas dos secciones le interesara mas el numero de nombres ilustres que el de generaciones propiamente tal.

Por tanto el esquema subyacente es el 3 x 14, aunque algunos estudiosos ven en el, oculto, el sistema 6 x 7, también con la presencia del numero 7, y es bien sabido que ya desde los babilonios este numero tenia un significado, astronómico, religioso, y hasta cierto punto mágico; era un numero relacionado con la divinidad y significa la perfección; al séptimo día Dios contemplo la perfección de su obra, y descanso ese día. Igualmente Israel guarda el sagrado descanso el día del sábado.

Esta estructura genealógica parece totalmente artificiosa. Por ello se piensa generalmente que el evangelista utiliza aquí un procedimiento usual judío de interpretación de la Escritura llamado gematría. Esta consiste en jugar con el valor numérico de las letras hebreas para obtener el resultado de un numero, que es el símbolo de una afirmación teológica. En este caso seria asi: las tres consonantes que forman el nombre de David representan en hebreo el numero 14 (Da = 6; Vi = 4; D = 6). Mateo compuso artificialmente su genealogía en la forma de tres grupos de antepasados en numero de catorce precisamente, lo que para él indicaría teológicamente que Jesús es descendiente de David.

Ha llamado desde siempre la atención que en la genealogía de Mateo aparezcan citdas mujeres, puesto que usualmente solo se nombraba a los padres. Estas féminas son Tamar, Rajab, Rut y (Betsabé) la mujer de Urías el hitita. Puede sorprender que se nombre estas y falten otras tan importantes en la vida de Israel como Sara, Rebeca o Raquel.

Las cuatro mujeres se presentan en el Antigua Testamento con una cierta vida irregular en cuanto a su matrimonio: Tamar se une a escondidas con su suegro Judá; Rajab era prostituta; Rut, extranjera, y Betsabé cometió adulterio con David. Igualmente no solo Rut, sino las cuatro, eran extranjeras asimiladas a Israel, o estaba casada con un extranjero como Betsabé . Los estudiosos han indicado que Mateo quiso probablemente resaltar cómo la providencia divina con estos detalles que Jesús vino al mundo para rescatar a los pecadores y cómo en la extranjería de esas mujeres se señalaba desde siglos atrás que el Mesías Jesús vendría al mundo no solo para el beneficio de Israel, sino para salvación de los gentiles.

La Genealogía de Lucas

La genealogía de Lucas es igualmente artificiosa, aunque quizás un tanto mas fiable que la de Mateo desde el punto de vista histórico, pues parece acomodarse mas a los datos de otras genealogía bíblicas. Lo que se percibe en Lucas es también un intento de presentar conceptos teológicos sobre Jesús a través de la lista de antepasados: Jesús es Hijo de Dios e Hijo de Adán. Es posible que resuene aquí la teología del segundo Adán = Cristo propio de la teología de Pablo. El primero, desobediente, acarrea con su falta la desgracia y la muerte; el segundo, el Mesías, restituye con su perfecta obediencia y fidelidad la amistad con Dios, perdida por el primer padre, Adán, y trae vida y salvación.

Los investigadores se han esforzado por detectar la genealogía lucana esquemas numéricos. El estudioso católico Raymond E. Brown resume bien estos esfuerzos: “Algunos han detectado en Lucas un esquema 11 x 7. Hay varios detalles en esta genealogía que apoyan la tesis de un esquema septenario; Hay siete patriarcas desde Adán hasta Enoc, y setenta nombres desde Henoc hasta Jesús, lo cual reflejaría la tradición (véase el Libro I de Henoc 10,12) de que habría setenta generaciones desde el pecado de los ángeles hasta el juicio”.

Además Lucas presenta veintiún nombres (3 x 7) en el periodo postexílico, donde Mateo presenta catorce. Lo mismo sucede con el periodo de la monarquía en Israel; en el periodo premonárquico Abrahán se encuentra en 14 posiciones antes de David (2 x 7), y entre Dios y Abrahán hay veintiún nombres (3 x 7).

Asi pues, el conjunto de la lista lucana tiene desde José hasta Dios un esquema de 21+21+14+21- El hecho de que David (que hace el numero 42) y Abraham (numero 56) tengan posiciones que son múltiplos de siete puede ser también importante.

Es evidente por tanto, que nos hallamos ante dos genealogías muy fantasiosas, pero con sentido teológico a la vez que, aunque estén fundadas sobre el numero sagrado, el 7, son totalmente distintas e inconciliables. Sus contradicciones han preocupado enormemente a la Iglesia a lo largo de los siglos y han suscitado muchos intentos de solución.

Pero en vano. Lo mejor es aceptar que hay aquí un problema irresoluble en términos de pura historia. Se ve claro que lo importante para los evangelistas era su intención teológica, no la verdad histórica. Al igual que otras genealogías tendenciosas que encontramos en el Antiguo Testamento, también mas artísticos-literarias que históricas., Mateo pretendía mostrar con la suya que Jesús era el Mesías davídico, pues pertenecía a la familia de este rey, cuya tradición genealógica se conservaba con cuidado; Lucas, por su parte, intentaba mostrar que Jesús era el Hijo de Dios, pues su genealogía se remontaba hasta la divinidad.

Hasta que se llegue al momento (Mt 1:18) en el que se diga que María y José viven juntos, el evangelista Lucas intercala una serie de episodios, totalmente desconocidos para Mateo, o que el presenta de otro modo, como veremos en lo siguientes artículos:

  • El Nacimiento del Juan Bautista (Lc 1:5-25; 57-66)
  • Anunciación del nacimiento de Juan Bautista 0 dialogo con Zacarías, padre del Bautista (Lc 1:8-23)
  • La anunciación de María (Lc 1:26-38)
  • Visitación a Isabel y Magníficat (Lc 1: 39-56)
  • El Benedictus (Lc 1: 67-80)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s