(T4.7). ¿El Nuevo Testamento es una obra mítica y sin base?

A los ojos de un interprete de fuera hay una notable diferencia entre lo acaecido y lo interpretado. Para la critica racionalista esta interpretación de los hechos ofrecida por el conjunto de las obras del NT es puramente mítica y sin base: Lo único que debería hacer la ciencia histórica  – dice – es constatar los hechos incontrovertibles. Todo lo demás pertenece al reino de la especulación, de la leyenda y del mito.

T04.7Para el creyente, sin embargo, esa interpretación no es mítica. considerarla como tal es ofensiva y simplemente un a priori: es negar por sistema la existencia de lo sobrenatural y la intervención de Dios en la vida humana. La interpretación de los hechos entorno a Jesús como historia de la salvación es una posibilidad real de la historia misma.

Las dos posturas son antagónicas. Pero para defender una u otra, lo primero que debe hacerse es entender bien la base sobre la que se discute, el NT.

Parte de las historias y narraciones del NT pueden considerarse legendarios, por ejemplo, algunos de los relatos de milagros de Jesús que van en contra de las leyes fundamentales de la naturaleza, como el caminar sobre las aguas (Mc 6: 45-52) o la multiplicación de los panes (Mc: 6:34-44).

Según muchos interpretes, el NT contiene también mitos puesto que la mayor parte de los hechos sobrenaturales solo son expresables por medio de afirmaciones míticas. Según la moderna sociología, un mito es una narración que versa sobre un tiempo decisivo para el mundo, en el que intervienen agentes sobrenaturales que convierten una situación inestable en estable. El mito es un texto que tiene un poder legitimador que funda o cuestiona una forma de vida social. Al mito subyace una mentalidad o estructura mental plasmada en narraciones que suponen otra manera de ordenar el mundo en formas intuitivas y con arreglo a unas categorías (theissen, pp. 16,n.5 y 41).

Para los creyentes de otras religiones, como, por ejemplo, el judaísmo y el islam (para nombrar solo aquellas que en todo o en parte se basan en el Antiguo Testamento) otros mitos que contiene el NT son:

  • El pecado original, cuya semilla se halla en Gen. Cap. 3, pero que el judaísmo no desarrollo, sino solo Pablo.
  • La encarnación de un mesias divino y la virginidad de Maria.
  • la concepción de un redentor que desciende desde la esfera celestial, ejecuta el acto de la redención en la tierra y asciende de nuevo a la esfera celeste.
  • La idea de que este redentor sea hijo de Dios es un sentido real, ontológico, no figurado.
  • La muerte y resurrección del Redentor ; su ascensión a los cielos.

Como se ve, prácticamente todo el núcleo de lo nuevo que aporta el cristianismo sobre el judaísmo y que construye el meollo del mensaje del NT es considerado mítico por los creyentes de esas dos religiones importantes. Naturalmente para los dos de fuera son realidades históricas, aunque conocidas en profundidad solo por la fe y la revelación. Pero también los de dentro, los cristianos de confesiones no católicas, emplean el vocablo mito para referirse a esos hechos que los libros del NT presentan como realidades indiscutibles. La cuestión no es sencilla: hay un intenso debate desde el siglo XIX dentro del cristianismo mismo sobre el sentido en que ha de entenderse la existencia de mitos en el NT.

(Guía para entender el Nuevo Testamento, Antonio Piñero, Pág. 25-27)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s