T04.6

(T4.6). ¿De que trata el Nuevo Testamento?

Se concentra en el núcleo de vida de Jesús con los hechos siguientes:

Un maestro galileo del siglo I, antiguo discípulo de Juan Bautista y que luego funda su propio grupo, atrae a las masas con su proclamación de que el reino de Dios se acerca a toda prisa. Paso un cierto tiempo predicando esa venida del reino de Dios en Galilea. Mucha gente fue tras él no sólo por su doctrina sino por que era también un sanador y un exorcista, como algún que otro rabino de la época. Luego subió a Jerusalén a completar su predicación y allí lo prendieron las autoridades porque perturbo el funcionamiento del Templo y predijo que Dios lo sustituirá por otro nuevo. Las autoridades lo mataron al considerarlo peligroso para el orden publico tanto desde el punto de vista de las estructuras judías como de las romanas.

T04.6La interpretación de esos hechos por parte del NT es la siguiente en lineas generales: ese maestro de Galilea es en realidad el Hijo de Dios, el mesias tan ansiosamente esperado; según el Cuarto Evangelio, es la Palabra, el Logos de Dios que existe desde siempre y es de Dios. Su doctrina es la transmisión de la voluntad divina a los hombres para la salvación de éstos. El Diablo se opone a este plan de salvación, pero es derrotado en toda la  linea por Jesús mismo que demuestra que sus milagros y curaciones que Satanás tiene poco que hacer cuando el reino de Dios impere sobre la tierra. pero el plan divino incluye el sacrificio del anunciador y mediador de ese Reino.

Las autoridades terrenales, judías y romanas, impulsadas por el Diablo, lo prenden y lo crucifican. pero esa aparente victoria es su derrota. En realidad lo que ha pasado es que se ha consumado un sacrificio de la víctima perfecta: un ser a la vez divino y humano que con su muerte ha expiado ante Dios (es Dios)los pecados de todos los hombres (es hombre). La humanidad queda reconciliada con Dios gracias a ese sacrificio único. Pero la víctima no muere definitivamente, sino que resucita. queda así claro que no es simplemente un hombre, sino un ser que pertenece al ámbito de lo divino. El hombre puede participar de la resurrección de Jesús y apropiarse de los beneficios de la salvación si tiene fe en que esos aparentemente banales (la crucifixión por los romanos de un sujeto peligroso…, hecho repetido centenares de veces en Palestina) tienen otro significado.

(Guía para entender el Nuevo Testamento, Antonio Piñero, Pág. 24)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s