029.1

29.1. ¿Hay diferencias entre el pensamiento de Juan Bautista y el de los esenios de Qumrán?

Hay notables diferencias entre el pensamiento de Juan Bautista y el de los esenios de Qumrán. Y son precisamente éstas las que más luz pueden aportar para la respuesta a la cuestión planteada, a saber, las relaciones entre el Bautista y la comunidad de Qumrán.

Las divergencias afectan sobre todo al rasgo más importante que caracteriza la misión de Juan, su bautismo. Si contrastamos esta práctica con las inmersiones diarias de Qumrán, en realidad apenas encontramos más que diferencias: (más…)

025.1

25.1. Alimentación y vestido de Juan Bautista en comparación con los de los esenios

Dijimos ya anteriormente que en realidad tampoco sabemos de dónde viene este bautismo de Juan, pues hasta que se manifestó en Israel el Bautista parece que nadie antes en el judaísmo se había dedicado a bautizar masivamente a otros hombres, y menos para significar el perdón de los pecados.

Por otro lado, si el bautismo de Juan hubiera procedido de los esenios, y el Bautista mismo hubiera sido un miembro de la comunidad de Qumrán, su rito bautismal debería haber sido un acto de iniciación en la comunidad esenia, lo cual es evidentemente absurdo…, considerando cómo era el pensamiento exclusivista de la secta: la admisión a ese bautismo de toda clase de pecadores y gente del pueblo llano, ritualmente no pura, incluso hasta soldados (cf. Mt 3,5), habría puesto los pelos de punta a cualquier qumranita convencido (más…)

028.1

28.1 Juan el Bautista y el Reino de Dios

Señala J. A. Pagola en su libro sobre Jesús cómo era el punto de vista de Juan Bautista sobre los “últimos tiempos”. Si no he leído mal, no emplea nuestro autor la expresión el “reino de Dios” para describir cómo concebía el Bautista esos instantes. Ahora bien, parece que la descripción que -según los Evangelios sinópticos- hace el Bautista de estos momentos es bastante parecida en mi opinión a la que tendrá Jesús sobre el Reino (en su momento nos detendremos sobre ello). Creo que es éste también uno de los puntos de concomitancia entre Juan y Jesús que es conveniente destacar, a pesar de algunas diferencias obvias. (más…)

029.3

29.3 ¿Juan bautizaba por inmersión?

Señala oportunamente Flusser que la teología de Juan Bautista sobre la necesaria, o conveniente, inmersión del pecador en el agua era muy parecida a la de los esenios, sin ser él mismo de esta secta, al menos en el momento en el que estaba bautizando.

A Juan Bautista, en efecto, le parecía muy bien que la gente ya arrepentida se sumergiera en las aguas del Jordán. ¿Por qué? Porque, según su manera de pensar, el ser humano cuando ha cometido algún pecado queda también ritualmente impuro. En un principio, el pecado y la pureza/impureza ritual llevaban en el judaísmo caminos separados; eran cosas distintas. Se podía ser impuro ritualmente sin haber pecado y, sobre todo, al revés: se podía pecar y no ser estrictament hablando un impuro. Es decir, tras arrepentirse ante Dios, no se necesitaba ningún tipo de acción (por ejemplo lavarse con agua corriente) para volver a ser puro ritualmente. (más…)